Visita a la Barcelona Modernista

El pasado 24 de febrero, los alumnos de la clase 1 BAT 3 seguimos una ruta del Modernismo en Barcelona. Nuestro guía nos llevó a una calle del barrio gótico; delante teníamos un restaurante llamado “4 Gats” que era distinto al resto de sitios de alrededor. El arquitecto Josep Puig i Cadafalch lo construyó el año 1897 y fue el lugar de reunión de grandes artistas bohemios de Barcelona. Entre ellos se encontraba Picasso, donde realizó su primera exposición en 1900. En la puerta de la entrada había un cuadro en el que aparecía el antiguo regente de la taberna (Pere Romeu) y el autor del cuadro (Ramon Casas). La pintura original decoró el lugar durante mucho tiempo, aunque ahora se encuentra en el Museo Nacional de Arte de Cataluña.
Cuando terminamos allí andamos un buen trecho hasta llegar al Palau de la Música, construido por Domènech i Muntaner el 1905. En la fachada hay una gran estatua parecida a un mascarón de proa con diversos personajes: uno de ellos es un caballero inspirado en Sant Jordi y debajo de él se encuentran diversas figuras que representan el patrón (ya que el palacio busca la participación del pueblo). Entre todas las figuras destaca una doncella que representa la música. En la fachada también hay cuatro bustos de músicos reconocidos: Bach, Beethoven, Palestrina y Wagner.
Luego fuimos a la plaza Cataluña y nos dirigimos al comienzo del Paseo de Gracia; un museo modernista al aire libre. El proyecto de urbanizar la ciudad de Barcelona fue encargado a Ildefons Cerdà. A medida que fuimos subiendo por el paseo nuestro guía nos explicó que no era casualidad que los lados del ensanche no fueran completamente rectos: Cerdà creía que el automóvil se popularizaría con el tiempo y que en un futuro muchos coches circularían por esas calles.
Más adelante visitamos tres casas modernistas que compitieron en el pasado por ver cuál era la más bonita. La primera que vimos fue la casa Lleó Morera, creada por el arquitecto Domenech i Muntaner, por encargo de Francesca Morera. La familia Lleó Morera debía su fortuna a la importación de azúcar. Su fachada tiene un estilo floral con líneas curvas donde destaca un gran palco en el centro. También encontramos una gran representación femenina pues en sus balcones hay diversas estatuas de mujeres sosteniendo aparatos antiguos como un gramófono o una máquina fotográfica.
Luego visitamos la casa Amatller, obra de Josep Puig i Cadafalch encargada por el empresario Antoni Amatller, chocolatero y apasionado de la fotografía. Entre sus puertas hay diversas figuras, una de ellas inspirada en el caballero Sant Jordi, y encima del arco de las puertas hay cuatro figuras que representan los cuatro tipos de arte (música, pintura, escultura, arquitectura). Su tribuna central tiene forma de A, y allí es donde se encontraba el dormitorio de su hija. El interior tiene una cierta inspiración hispano musulmana, con columnas onduladas y paredes decoradas con capas de yeso.
La última casa de las tres que participaron en el concurso está al lado de la anterior. La casa Batlló fue obra del arquitecto Antoni Gaudí. Pertenecía a Josep Batlló i Casanovas, empresario textil. La inspiración de la fachada del edificio no es muy clara; tiene formas muy onduladas y es muy colorida. Se cree que puede estar inspirada en la leyenda de St Jordi: la tribuna principal podría ser la cueva del dragón, sostenida por huesos, y los balcones podrían ser calaveras. También hay un balcón en particular que tiene forma de rosa y la parte superior podría ser la columna vertebral del dragón. También dicen que podría estar inspirada en un carnaval de Venecia, donde lo colorido de la fachada sería el confeti y los balcones las máscaras de los invitados al evento.
Finalmente nos reunimos frente a la Pedrera. Para nuestra sorpresa, el guía nos explicó que el edificio no había sido tan popular en su día como lo es ahora. La gente había criticado la obra de Antoni Gaudí ya que ordenó que se tallasen las piedras allí mismo, por orden suya, causando un gran estruendo. Es entonces que, en tono despectivo, la gente empezó a llamarla ”Pedrera”. El nombre original del edificio es ”Casa Milà”, tiene dos patios interiores y su fachada está inspirada en las olas del mar. Sus balcones son algas marinas y en la azotea se encuentran diversas chimeneas bañadas en “trencadís”, una de las expresiones más características del modernismo catalán.

Gerard Martínez (1Bat3)

 

image-03-03-16-02-19                            image-03-03-16-02-19-1

image-03-03-16-02-19-2 image-03-03-16-02-19-3 image-03-03-16-02-19-4

Acerca del autor

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*