Entre la teoría y la práctica, entre el aula y la empresa

Desde mi posición como estudiante de un Ciclo Formativo, en ocasiones siento cierta incertidumbre respecto al día en que llegue la hora de abandonar el centro de estudios al que asisto y empiece mi vida laboral.  Las herramientas y conocimientos son puestos en nuestras manos, los aprendemos, analizamos, estudiamos y experimentamos en “medios controlados”, las aulas, bajo la tutela del profesorado. Pero ¿Qué pasará luego, cuando ingresemos en el mundo laboral?  ¿Recordaremos todo lo estudiado? ¿Seremos capaces de realizar esas mismas tareas de clase en un entorno de trabajo real? ¿Y si pudiésemos entrenarnos? ¿Y si pudiésemos “trabajar” en una empresa ficticia, con todos sus elementos, personal, situaciones y complicaciones?

Precisamente esto es lo que ofrecen sistemas y programas educativos como SEFED, el programa de Simulación de Empresas con Finalidades Educativas.

logo_sefed_2

Por curioso que parezca, este programa educativo consiste, precisamente, en la última cuestión planteada: SEFED entrega al alumnado la posibilidad de desarrollarse y aprender en un entorno laboral ficticio, creando empresas simuladas que operan como cualquier otra empresa real en los campos administrativo, de gestión, compra o venta. Todas estas actividades se llevan a cabo en lo que se denomina un “aula-taller” o Empresa en el Aula, en la que los alumnos disponen de todos los canales y medios necesarios para operar como los empleados de una empresa.

La experiencia sucede del siguiente modo: en la ya mencionada Aula Empresa, los alumnos participantes se dividen entre los distintos departamentos, asignándose distintas tareas correspondientes al departamento en el que se encuentran. Más adelante, ya realizadas todas las posibles tareas de su sector, el alumnado cambiará de puesto, será reasignado en un nuevo departamento, y de nuevo le serán encomendadas las tareas correspondientes. Gracias a este método, el alumno adquiere la habilidad, conocimiento y experiencia de cada departamento en el que ha trabajado.

Hasta este punto, disponemos de una empresa, sus medios y sus trabajadores, ¿pero cómo y con quién opera? Cada una de estas pequeñas empresas simuladas entablará relaciones comerciales con otras empresas simuladas, comprando, vendiendo e interactuando entre ellas, con total profesionalidad y realidad, excepto por la existencia de productos físicos o servicios y dinero real. De acuerdo con los datos ofrecidos por el sitio web de SEFED, a día de hoy trabajan alrededor de 300 empresas simuladas en el estado español, formando parte  de las casi 7.500 que existen en el mundo.

mercado-internacional22

Desde la realización de una compra a la redacción de la nómina de un trabajador, desde la contabilización de los transportes a la gestión de reclamaciones; la teoría es llevada a la práctica en su máximo exponente, haciendo del “Aprender trabajando” una realidad.

Para más información visitar la web oficial de “Programa Sefed

Fuente imágenes: [x] ; [x] ; [x]

– Mónica A. – CFGS

 

About the Author